Home Notas Fuera de Control pag 2.

Fuera de Control pag 2.

Desde ese momento fue más fácil tratarlo, pero demoraron en estabilizarme. Recién cerca de los 30 años me empezaron a dar bien los exámenes y empecé a estar más tranquila de cabeza y orgánicamente. Actualmente tomo 100mg de Levotiroxina. Mi abuela tuvo un nódulo en la tiroides y la operaron; nadie más en mi familia”, relata. “Cuando estoy un poco mal tiendo a engordar, tengo sudor en las manos, siento mucho frío... estoy depre, como pesada y sin ganas de nada. Cuando estoy bien estoy más activa” Los síntomas neuropsicológicos son clásicos en estos trastornos: se enlentece el pensamiento, disminuye la memoria y la concentración, existe somnolencia, depresión en un 60 por ciento de los casos, e incluso hay gente que ha hecho cuadros similares a la demencia. Produce mucha ansiedad, irritabilidad, transpiración, a veces palpitaciones, verborrea, insomnio, fatiga, caída del cabello, se edematizan, están con la voz más grave, signos que pueden adjudicarse a muchas causas. Sin embargo, no hay relación entre la gravedad del individuo y su percepción de los efectos. Va en la susceptibilidad de cada organismo, explica Martino. “Ves gente que tiene un hipotiroidismo muy leve, que apenas tiene alterada la hormona TSH (que controla la hipófisis) y a veces tiene muchos síntomas, y otra que tiene un hipotiroidismo severo, que te imaginás que no debe poder ni caminar, y va y viene sin ningún tipo de repercusión”

Las estadísticas médicas internacionales señalan que el hipotiroidismo afecta a 1 de cada 100 mujeres en edad fértil y lo padece entre el 3 y el 5 por ciento de la población mundial. Por eso se discute si toda embarazada debería hacerse el examen correspondiente. “En un embarazo hay que pensar que está la demanda del bebé, no solamente los cambios hormonales que aumentan la proteína transportadora, y que puede haber un falso aumento de la T4, la hormona tiroidea total. Pero cuando se mide la libre, que es la que está correcta en la mayoría de las mujeres que no tienen problemas de tiroides, no hay que dar hormona, no necesitan. Simplemente hay un aumento de la total, porque aumenta la proteína que transporta –la T4– y tiene que aumentar porque lo necesita el bebé, porque una parte está pasando al feto”

Cada vez se insiste más en que se llegue al embarazo con una función de la tiroides normal. Prácticamente el 2,5 por ciento de las embarazadas tiene un hipotiroidismo llamado subclínico, o sea, muy leve, y un 0,3 por ciento, un hipotiroidismo franco.

Lo que conviene descartar es si previamente no tenía un hipotiroidismo no detectado que estuviera además afectando su capacidad reproductiva. ¿Por qué es tan importante chequear a la embarazada? Porque una disfunción tiroidea que se traía sin saberlo puede facilitar una preeclampsia, un desprendimiento de la placenta, un parto prematuro, hipertensión arterial en la mamá, una hemorragia postparto, e incluso mayor mortalidad perinatal. En dos de cada mil personas se desencadenará un hipertiroidismo durante el embarazo. Se especula que eso fue lo que le pasó a la actriz Jennifer López cuando se embarazó de gemelos y engordó 30 kilos. Más allá de los problemas de peso, allí también pueden presentarse problemas de preeclampsia, insuficiencia cardiaca, parto prematuro, mayor incidencia de abortos espontáneos, retardo del crecimiento del feto y hasta muerte neonatal. “Hay que mantenerla en valores correctos para que toda la unidad materno fetal marche perfecta. Con estudios de sangre se lo monitorea y se hace un control completo. Si tiene hipertiroidismo se plantea un problema un poco más serio por las dosis a las que se puede llegar. Se trata de que sea una tercera parte de lo que se le da a una mujer que no está embarazada, porque las drogas pasan al bebé”, subraya la médica consultada. Es más frecuente de lo que parece, consignan los expertos, y a veces aparece una tiroiditis postparto, que en ocasiones se resuelve espontáneamente, pero que puede dar síntomas de decaimiento. Algunas depresiones que surgen luego del alumbramiento suelen estar vinculadas a ello.

El entorno

Las condiciones ambientales pueden contribuir a que se desencadene un trastorno tiroideo. Uno de los factores más nombrados es el yodo, porque es un componente fundamental de la hormona tiroidea. “Sin duda, cuando hay deficiencia, como pasaba en una época en nuestro país hasta que se empezó con la sal yodada, es un problema. También lo es el exceso de yodo, como sucede con algunas medicaciones”, advierte Martino. Esto pasa, por ejemplo, con la Miodarona, un antiarrítmico que tiene mucho yodo, y con la combinación de isopropamida y diazepam (conocida comercialmente como Plidex o Tilpán), cuya concentración de yodo puede tanto bloquear como desencadenar un hipertiroidismo. En cambio el litio, administrado sobre todo a los bipolares, puede causar un hipotiroidismo; de allí que ese tipo de pacientes psiquiátricos deba realizarse, entre otros, controles periódicos de la hormona tiroidea.

1-2-3
Comentarios (0)add comment

Escribir comentario
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrate si no tienes ya una cuenta creada.

busy